02 de 05 de 2017

Poco tiempo, ¡o mucho!

portada-dolor

“Que sea una horita corta” es, sin duda, el mejor deseo que una mujer puede oír en la recta final de su embarazo. Porque la duración del parto es algo que inquieta a todas las futuras madres y que varía no solo entre una mujer y otra, sino también entre un bebé y otro de la misma madre.

Ana, una mamá primeriza, escuchó ese deseo muchas veces. Por eso, ¡nunca imaginó que su parto duraría más de 24 horas! “Me faltaban 10 días para el término, pero un domingo mientras dormía la siesta empecé a tener contracciones cada diez minutos. Me quedé en la cama e intenté relajarme. Mi marido, sin embargo, se puso muy nervioso, empezó a hacer cosas en casa para estar entretenido…

En realidad, lo que temía es que la niña naciera en el carro. Pero cuando fuimos al hospital, después de siete horas y con contracciones ya cada cinco minutos, me di- jeron que solo había dilatado un centímetro y que tenía que volver a casa y esperar. Ya era de noche, mi marido empezó a hacerme un masaje lumbar con una pelota de tenis y acabó durmiéndose.

Yo hacía respiraciones pro- fundas, me movía de un lado a otro, me ponía en cuclillas, abrazaba la pelota de fitness, cambiaba de postura… No sabía qué hacer para pasar aquellas horas de dolor”.

interna-i-emba

¿Qué hacer para que parezca una hora corta?

Dilatación: entree 12 y 18 horas

El parto se inicia con la dilatación del cuello del útero. Se considera que esta fase abarca desde el comienzo de las primeras contracciones hasta que se alcanza la dilatación completa (10 cm). En las mujeres primerizas puede durar 18 horas y en las que han dado a luz más de una vez, unas 12.

Hasta que se alcanzan los 2-4 centímetros de dilatación, las contracciones son variables en intensidad y duración. Por eso es difícil determinar el momento en que comienza y no es posible establecer una duración aproximada. En la fase activa, sin embargo, desde los 2-4 centímetros hasta que se alcanzan los 10 centímetros máximos, las contracciones son más regulares; el promedio de duración en las primerizas es de doce horas y en las que ya han tenido un parto antes, la media no sobrepasa las seis horas”, explica Matilde Fernández.

Cuando a la mañana siguiente Uliana volvió al hospital, ya estaba dilatada cinco centímetros: “Me pusieron la epidural y fue un gran alivio. Conseguí relajarme y entonces fui yo la que me quedé dormida”, bromea.

interna-ii-emba

El parto de Aída fue muy distinto. Si se descuida un poco, su segunda hija nace en casa. “Como mi primer parto fue por cesárea programada porque el bebé venía de nalgas, yo no tenía ni idea de qué era eso de estar en parto. Por eso, después de pasar una noche con muchos retortijones, por la mañana llamé a mi ginecóloga. Ella me tranquilizó. Pero, por la tarde, cuando las contracciones eran más continuas, cada diez minutos, me fui al hospital. Tenía dos centímetros de dilatación y el cuello del útero borrado, pero como las contracciones no eran cada cinco minutos me recomendaron volver a casa y darme un baño de agua caliente. ¡Menos mal que no lo hice, porque entonces habría tenido a Itziar en la tina!”, cuenta esta mami de dos hermosos nenes.

Aída no sabe lo que pasó, pero desde el momento en el que abandonó el hospital empezó a sentir fuertes contracciones: “Los dolores eran insoportables, no podía ni andar y tenía ganas de pujar. Así que, media hora después, volví al hospital. Cuando me explora- ron ya tenía ¡nueve centímetros de dilatación!”, cuenta esta mamá, que no olvidará la cara de sorpresa de su doctora: “Era la misma que me había explorado media hora antes y no podía creerlo”.

interna-iii-emba

Intenta mantenerte lo más distraída posible cuando empiecen las contracciones.
Adopta posturas verticales en lugar de permanecer acostada (caminando, sentada, semisentada…). La gravedad favorece la dilatación y el descenso del bebé.
Muévete y cambia frecuentemente de postura. Ponerse en cuatro patas alivia la presión lumbar y en cuclillas amplía la apertura de la pelvis.
Respira bien. Una buena oxigenación permite un mejor trabajo muscular, disminuye la percepción dolorosa y asegura el aporte de oxígeno al bebé.
Habla a tu bebé de tus deseos de abrazarlo y conocerlo.
Relájate. Un exceso de miedo puede hacer que la musculatura se ponga más tensa y tenga más dificultad para adaptarse a los cambios que conlleva el proceso de parto.
Confía en ti misma, en la sabiduría de tu cuerpo y en el equipo de profesionales que te acompaña.
Durante la expulsión, puja siguiendo las recomendaciones de los profesionales.

interna-iiii-emba

Expulsión entre 20 minutos y 4 horas.

La segunda etapa del parto abarca desde la dilatación cervical completa (10 cm) hasta el momento en que se produce la salida del bebé. La anestesia epidural puede ralentizar esta fase, que puede ser hasta de cuatro horas para mujeres primerizas y tres horas para quienes ya han sido mamás. Sin la epidural, la duración media es de una hora para las primerizas y de unos 20 minutos para las mamás que repiten.

Aída aún recuerda cómo la llevaron corriendo por los pasillos del hospital. No había tiempo para poner la epidural y apenas estuvo cinco minutos en la sala de dilatación: “Nos pasaron rápidamente al quirófano y en menos de media hora Itziar estaba en mis brazos. Todos estaban sorprendidos de lo rápido que había pasado todo”.

Para Uliana, sin embargo, las horas fueron eternas hasta que vio la carita de su pequeña Miriam: “Durante el tiempo que estuve en la sala de partos, escuché dar a luz a cinco mujeres y por un momento me sentí hasta culpable. Cuando la enfermera le dijo a mi marido “Mira, aquí está el pelo de tu niña,” él me miró y dijo “¡Puuuuja, que ya viene!”. Después de tantas horas, fue algo increíble, un momento que quedará siempre grabado en nuestra memoria”.

Por: Ana Isabel Sánchez Rebolledo y Matilde Fernández Arroyo

 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último