24 de 04 de 2017

Mamá sana, bebé sano

portada-mama-sana

La alimentación cumple un papel fundamental en la aparición de ciertas anomalías en el desarrollo fetal. Conoce qué nutrientes son esenciales para que tu retoñito crezca sano y fuerte.

Uno de los principales temores de las futuras mamás es que su hijo nazca con algunas enfermedades, malformación o defecto. Aunque son muchas las causas por las cuales esto puede suceder, la alimentación también llega a influir en su desarrollo. Por ello, resulta importante que antes y durante el embarazo tengas una dieta completa y equilibrada, la cual incluya nutrientes esenciales. Aquí te damos algunas recomendaciones.

Lo que comes también importa.

El estado nutricional de la futura mamá se relaciona, igualmente, con algunas anomalías congénitas. Si su alimentación no es adecuada y no recibe los nutrientes necesarios, el desarrollo del bebé puede resultar afectado. La aparición de anomalías o defectos de nacimiento se ha asociado en específico con la deficiencia de algunas vitaminas como ácido fólico (vitamina B9), vitamina A, E y minerales como el zinc. Son nutrientes que están relacionados con la división celular del embrión.

interna-i-mama

¡Con precaución! 

La vitamina A ayuda al mantenimiento y desarrollo de los tejidos, realiza funciones esenciales en la visión y el crecimiento de los huesos, así como en el sistema de defensas y en el nervioso. Durante la gestación, todas las acciones se llevan a cabo también en el feto, por eso, es esencial un aporte adecuado de esta vitamina durante toda la la etapa. También es importante no tomar suplementos de esta sin prescripción médica, ya que el exceso afecta de manera negativa el desarrollo del bebé y puede provocar la interrupción del embarazo.

Más frecuente de lo que se piensa.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las anomalías congénitas (también conocidas como defectos de nacimiento) afectan a cerca de uno de cada 33 lactantes y causan 3,2 millones de discapacidades al año en todo el mundo. En Colombia, según la Asociación Colombiana de Neonatología, es la segunda causa de mortalidad infantil. Las anomalías que se presentan con mayor frecuencia son:
-Tapiles
-Polidactilia
-Síndrome de Down
-Nevus
-Labio y paladar hendido
-Cardiopatía congénita

interna-ii-mama

Tip

Como en el embarazo se incrementan los requerimientos nutricionales y no puede existir el riesgo de que por alguna situación no se cubran por completo, la suplementación es un recurso muy utilizado por los profesionales de la salud, principalmente con el ácido fólico, el cual tiene una asociación directa con estos defectos congénitos.

Principales factores de riesgo

-Genéticos. Se debe a alguna alteración o combinación de genes. Los padres pueden no sufrir este defecto, pero sí ser portadores de la condición o que el problema aparezca por primera vez en la célula del niño.
-Infecciones. Por infecciones en la futura mamá como la rubeola y las transmitidas sexualmente (sífilis)
-Ambientales. Por la exposición de la madre al inicio del embarazo a sustancias como pesticidas, fármacos, drogas, alcohol, tabaco y productos químicos. También altas dosis de radicación aumentan el riesgo de que los niños nazcan con daño cerebral o defectos y malformaciones.

Por: Karina Rodríguez Chiw

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último