17 de 02 de 2017

5 alimentos que no deberías guardar en un tupper

sghgf

Por ser económicos, prácticos y livianos se convirtieron en el mejor aliado para guardar y transportar nuestros alimentos. Aun así, hay ciertos productos que se descomponen dentro de este popular recipiente. ¡Toma nota!

El uniforme de tu hijo, la reunión en la oficina, el cumpleaños de tu mejor amiga, el almuerzo familiar, el abrigo en la tintorería… Es recurrente que estamos las 24 horas del día pensando en cómo alcanzar a hacer todos los compromisos que tenemos pendientes.

Nuestro estilo de vida y los horarios imprevisibles han provocado que el momento del almuerzo sea un trámite express, que puede darse en cualquier lugar y momento del día. Así, los clásicos recipientes plásticos toman un rol protagonista y son los favoritos para transportar nuestra comida a todos lados.

¡Pero atención! No todos los alimentos se pueden guardar en estos famosos tuppers. Es más, hay algunas comidas que en vez de mantenerse ¡se descomponen!

María Jesus Díaz, ingeniera en alimentos de la Universidad Católica de Valparaíso, explicó en un canal de noticias que “La gente suele pensar que al guardar los alimentos en un tupper (recipiente de plástico) se van a conservar de la misma forma. Eso es mentira, porque en un recipiente plástico hay migración del mismo componente al alimento y puede ser perjudicial para las personas”.

Por esta razón, te contamos cuáles son los cinco alimentos que nunca debes almacenar en dichos recipientes. ¡Pon atención!

sopa

- Sopas y guisos: Si bien son compatibles con los pocillos de plástico, es muy importante dejarlos enfriar antes de guardarlos. De lo contrario, la textura del alimento cambiará. Además, aplicando esta medida, se reduce el riesgo de que el plástico desprenda aditivos. 

ueeeeee

- Huevos crudos y carnes procesadas: El huevo crudo y sus derivados (como una mayonesa casera o una tortilla poco cocida) podrían contaminar tu tupper con diferentes bacterias (como la salmonelosis o ecoli). En el caso de la carne, hay que tener especial cuidado con las que ya fueron cocinadas (carne picada, molida o al jugo, por ejemplo), ya que al guardarse disminuyen sus propiedades y textura.

leche

- Leche y sus derivados: Ya sean líquidos (como un té o café con leche) o una salsa blanca, los cambios de temperaturas podrían cortar el lácteo y provocar malestares estomacales.

ensaladas

Ensaladas aliñadas: Son perfectas para alimentarnos durante el verano, pero si las guardamos en recipientes plásticos más vale que sea sin condimentos ni aliños. ¿Por qué? Muy simple: perderán rápidamente su textura crujiente y se echarán a perder más rápido. Si quieres llevarte un tupper con ensalada a la oficina, la recomendación es que lo hagas en un recipiente de vidrio, que aísla mejor el calor del exterior y conserva las propiedades de las verduras.

quesos

- Quesos y embutidos: Pese a ser muy recurrente, lo recomendable es que estos alimentos no se guarden en pocillos plásticos por más de tres días. La razón: estos productos generan transpiración, lo que facilita el crecimiento de hongos.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último