28 de 01 de 2016

¡Parto de emergencia!

port1

Aunque no sea muy frecuente, ¿te has preguntado qué debes hacer si, por alguna razón, no alcanzas a llegar a la clínica?

En una situación como esta, ante todo, debes mantener la calma. Respira profundo: tú sabes con exactitud lo que estás sintiendo, así que – aunque suene difícil – eres la primera persona que debe mantener el control.

Algunos consejos:

1) Recuerda que tu cuerpo y el de tu guagua hacen la mayor parte del trabajo, así que, por sobre todo, confía en tus instintos.

2) Llama – o pídele a alguien que llame – al teléfono de urgencias o a tu médico tratante.

3)  Empieza a respirar como te enseñaron en el curso prenatal. De esta forma el proceso del parto tardará un poco más.

4) Los acompañantes deben mostrar serenidad y desde el inicio darte apoyo y tranquilidad. Si hay alguien muy nervioso o histérico, pídele que se retire.

5) Las personas que te van a asistir deberán lavarse muy bien las manos, preferiblemente con agua tibia y jabón, y limpiar tu área vaginal lo mejor posible.

6) Acuéstate sobre una cama o una mesa. Si no las hay en el lugar que te encuentras, tiéndete en el suelo sobre unas toallas limpias o prendas de vestir.

7) La superficie de la improvisada “sala de parto” debe estar protegida, si es posible, con cortinas de baño, manteles de plástico o toallas.

8) Ten a la mano un recipiente limpio y hondo para recoger el líquido amniótico y la sangre.

9) Apenas nazca tu bebé envuélvelo en una sábana, manta o toalla. No olvides que los recién nacidos se enfrían con facilidad.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último