24 de 10 de 2014

Infección urinaria y cálculos

wp-calculos-embarazo

La posibilidad de sufrir infecciones urinarias y cálculo renal en el embarazo aumenta. Descubre las razones.

Llegan los días de verano, el calor, la piscina y la playa. Una linda época para disfrutar de tu embarazo, pero una temporada donde abundan las infecciones urinarias sobre todo para las mujeres. La infección urinaria, tanto en mujeres embarazadas como en aquellas que no lo están, se produce de la misma manera. El doctor Oscar Schatloff, experto en cirugía robótica laparoscópica de urología, comenta que la mayoría de las veces esta afección se produce por el ascenso de bacterias desde el periné por la uretra hacia la vejiga y riñones.

“Durante el embarazo la mujer está más predispuesta a tener infecciones urinarias por una serie de factores que limitan su capacidad de defenderse de estos microorganismos. Por ejemplo, la progesterona es una hormona que se secreta durante el embarazo para mantener la placenta, esta hormona produce una dilatación y disminución de la contractilidad del aparato urinario, haciéndolo menos eficiente para vaciar la orina y arrastrar bacterias hacia afuera”, comenta Schatloff.

El especialista afirma que en etapas más tardías del embarazo el útero crece y comprime la vejiga mientras que las venas uterinas también pueden comprimir el uréter y producir  dilatación retrograda del riñón. “Todo esto disminuye la eficacia del vaciamiento urinario aumentando el riesgo de infección. Por último, en el embarazo las defensas están disminuidas favoreciendo el desarrollo de infecciones sintomáticas”, afirma.

Por otro lado, la producción de cálculos durante el embarazo es igual de frecuente. “Estos se producen por un desbalance en la orina, entre la concentración factores productores de cálculos (minerales) y aquellos que previenen su formación (agua, citrato). El embarazo es un estado que favorece la formación de cálculos por dos razones principales. La primera es que el riñón de la embarazada filtra más orina por minuto que el de la no embarazada, esto hace que haya una mayor cantidad de minerales en la orina que la no embarazada.

La segunda situación que favorece los cálculos en la embarazada es que se produce una dilatación de toda la vía urinaria con menor propulsión de orina hacia la vejiga. Esto produce una estasia de la orina en el riñón, lo que favorece la cristalización de minerales y la formación de cálculos”,  dice el experto.

Se estima que uno de cada 1,500 embarazos presenta litiasis urinaria (cálculos). Al igual que en la población general, los motivos de consulta más frecuente son: dolor, náuseas, vómitos y urgencia miccional. Por lo mismo, debemos apuntar a la prevención de estas enfermedades. “La probabilidad de que los minerales presentes en la orina se cristalicen depende directamente del volumen urinario”, comenta el experto.

Estudios de laboratorio muestran que la capacidad de los minerales de cristalizar y formar cálculos es nula cuando el flujo urinario diario es de 2.5 litros. La capacidad de los minerales de cristalizar aumenta proporcionalmente a la disminución del volumen urinario. Lo ideal es mantener una ingesta líquida diaria que asegure un volumen urinario mayor a 2 litros por día.

2 comentarios

Maryta

27 de octubre de 2014

No se ven los otros comentarias .

Maryta

27 de octubre de 2014

Yo quiero que vuelva la página de antes, no la entiendo mucho esta paágina..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último