17 de 07 de 2013

Hipertensión infantil: una enfermedad del siglo XXI

La mala alimentación y el sedentarismo infantil, son las principales razones del aumento de esta patología en un grupo etario que lo presentaba en casos excepcionales, hasta el siglo XX.

Hasta hace algunos años era poco habitual que el pediatra midiera la presión arterial a un niño en sus controles de rutina, pese a que siempre ha sido parte del examen físico. La mayoría no lo hacía por falta de aparatos adecuados y porque era poco frecuente que un menor presentara una presión arterial elevada. Pero los malos hábitos adquiridos por la población, han incidido en un notable aumento de niños con presión alta.

La Dra. Paulina Salas del Campo, nefróloga infantil y directora de la Corporación Mater –institución dedicada a la atención de niños enfermos renales de escasos recursos- indica que existen ciertas condiciones que favorecen la hipertensión infantil, ya que en general, se trata de preadolescentes o adolescentes obesos y con antecedentes familiares de hipertensión, como padres o abuelos.

“Un estudio norteamericano realizado a niños entre 12 y 18 años, determinó que el promedio de hipertensión asciende a 5%. Al tomar los datos correspondientes solamente a niños obesos, el porcentaje de hipertensión aumenta a 15%. Otras estadísticas indican que en el grupo de niños obesos, el porcentaje de hipertensión es de un 30 por ciento. Eso quiere decir que de cada 10 niños obesos, 3 son hipertensos”, afirma.

Consecuencias

Uno de los problemas asociados a la hipertensión es que se trata de un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como por ejemplo, accidente vascular encefálico, infarto al miocardio, entre otras.

“La hipertensión trae consecuencias en todos los sistemas del organismo, por ejemplo, el riñón. Si el niño es obeso y además hipertenso, se puede pesquisar precozmente una falla en el riñón al detectar si elimina proteínas por la orina, a través de exámenes. Además, se debe revisar si el niño ha sufrido algún aumento en el tamaño de su corazón, ya que eso favorece los infartos, arritmias y, en general, enfermedades propias de los adultos”, sentencia.

En relación a la expectativa de vida de los niños con hipertensión, la especialista de la Corporación Mater comenta que aún no se puede predecir, ya que se trata de un problema que casi no existía en el siglo XX. “Los adultos con hipertensión tienen complicaciones cardiovasculares y expectativas de vida mucho menor. Uno asume que esto también se puede trasladar a los niños”, advierte.

Recomendaciones para evitar la hipertensión:

1-. Se debe examinar la presión arterial a todos los niños mayores de 3 años, independiente de su peso, y con un aparato adecuado a su tamaño.

2-. Sin importar que el niño sea delgado o con sobrepeso, es fundamental que tenga hábitos de vida saludable:

·         Realizar ejercicios físicos, por lo menos, durante 30 minutos y un mínimo de tres veces a la semana.

·         Reducir a 2 horas el tiempo expuesto ante una pantalla (de TV, computador, videojuego, etc.).

·         Ingerir una dieta baja en sal (1.5 a 2 gr. diarios, lo que equivale a una tapa de lápiz bic o ¼ de cucharadita de té).

·         Consumir una dieta baja en grasas saturadas.

·         Aumentar el consumo de frutas y verduras frescas.

·         Llevar al colegio colaciones saludables (frutas, leche descremada, yogur descremado).

·         Evitar productos envasados, tales como papas fritas.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último