09 de 09 de 2009

¿Y por qué?

Taconeras, pareciera ser que los niños nunca se cansan de preguntar el por qué de absolutamente todas las cosas. Y sí, es cierto. Esta etapa, que suele aparecer a los tres o cuatro años, puede ser agotadora porque muchas veces los padres se encuentran con cosas que ni siquiera saben como responder. En estos casos, un error muy frecuente es perder la paciencia, ya que los padres son los principales referentes de los niños para encontrar explicaciones a un mundo nuevo lleno de interrogantes. Quieren saber y saberlo todo, descubrir como funcionan las cosas y de donde vienen. Por eso, no hay mejor momento para apoyar su deseo de aprender.

Cuando llega la avalancha de los “¿Y por qué?”, si das una mala respuesta, automáticamente estás cortando el mayor momento de impulso que su inteligencia tendrá en su vida. Recuerda que los niños acuden a sus padres como guías naturales y, si se les falla, recuperar su confianza o reforzar su autoestima y sus deseos de aprender pueden verse dañados.
Ahora, si bien los niños quieren entender la razón de todas las cosas, eso no quita que a veces puedas sentirte sobrepasada, pero asumir tu papel de educadora en esta etapa, puede ayudarte a comprender lo importante que eres ahora para tu hijo y sobrellevarlo mejor.

Por eso, cuando lleguen los “¿Y por qué?”, te recomendamos atender sus preguntas y dedicarles el tiempo necesario. Eso les ayudará a desarrollar su inteligencia y su lenguaje, mejorando la confianza y la capacidad de comunicación contigo.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último